Tecnoguia

Cómo entrar en el metaverso: ¿Qué necesito?

A medida que los años pasan y nuestra civilización avanza, es más difícil distinguir ciencia de ciencia ficción. Con cada nuevo descubrimiento y progreso tecnológico, nos acercamos paso a paso a lograr que lo que alguna vez parecieran las más locas fantasías surgidas de nuestra imaginación, se conviertan en nuestra cotidianidad. ¿El mejor ejemplo para demostrar este hecho? Bienvenidos al metaverso.

Pero ¿qué es el metaverso? Si queremos reducirlo a la forma más simple, a la descomposición misma de la palabra, meta se origina en el idioma griego y, aunque tienes múltiples aseveraciones aceptadas, podemos englobarlo en aquello que está más allá de algo; por su parte verso proviene de la comprensión que tenían los griegos sobre todo que compone un algo. Es por ello que, al definir un metaverso, literalmente estamos hablando de todo aquello que se encuentra más allá de la composición total que ya existía.

Y, aunque suene confuso en primera instancia, en realidad no es tan difícil: el metaverso es simplemente un universo, más allá del nuestro. Pero ¿cómo es esto posible? ¿Si el universo es todo lo que conocemos y lo que nos rodea, cómo podemos ir más allá? La respuesta es mucho más obvia de lo que puede parecer: si el universo físico está completo y definido, tan solo debemos migrar al universo digital para darle forma a nuestro descrito metaverso.

Cryptovoxels: Qué es y cómo funciona

¿Cómo llegamos al metaverso?

¿Cómo llegamos al metaverso?

Lo primero que debemos abordar al hablar del metaverso son todas aquellas implicaciones que conlleva definir algo como un universo entero. Pero no exageramos, si bien aun se encuentra en una etapa incipiente de desarrollo, crecimiento y arraigo, las proyecciones establecidas para la conformación del metaverso son virtualmente infinitas.

Piensa por un segundo en todas aquellas cosas que puedes realizar en el mundo real en este mismo momento. ¿Lo tienes? Perfecto, acabas de establecer prácticamente la totalidad de cosas que podremos realizar al entrar en el metaverso en tan solo unos años. Sí, sabemos que suena loco y demasiado futurista, pero hagamos un poco de memoria.

Hace 50 años parecía como una fantasía total poder comunicarnos con un dispositivo inalámbrico, en tiempo real, sin importar el lugar en el que nos encontrásemos. Y hace 30 años lo logramos, pero un video en tiempo real durante una llamada seguía fuera de nuestro alcance. ¿Queda claro el punto?

Si pensamos en los milenios que tenemos dando vueltas en este globo azul que llamamos hogar y analizamos nuestros avances tecnológicos, los últimos 300 años representaron más avance y progreso que los 1000 anteriores y ni hablar de los 50 más recientes comparados con el resto del bloque. Parece ser que es una característica intrínseca del desarrollo tecnológico de nuestra especie que el mismo se comporte en una forma plenamente exponencial, más que en un orden lineal. Entonces ¿sigue sonando tan loco el metaverso?

Una vida digital

Una vida digital

Ahora que hemos abierto nuestra mente a las infinitas posibilidades que nos ofrece nuestro constante desarrollo tecnológico, hablemos un poco de lo que se ha proyectado que abarcará el metaverso en los años venideros. Digitalizar nuestras vidas de hecho no es un concepto nuevo para nuestra sociedad: hace años que podemos hacer compras por internet, comunicarnos en tiempo real y acceder a una prácticamente infinita gama de información, que aumenta segundo a segundo, con tan solo un dispositivo que cabe en nuestra mano o bolsillo.

El concepto mismo del metaverso es una progresión tan natural a nuestro sistema de vida que estamos seguros de que en unos años no nos resultará más extraño que haber pasado de comprar un cd de nuestros artistas favoritos, a seguir una lista de reproducción en Spotify o busca los videos más recientes en YouTube.

Con la creación y desarrollo del metaverso se busca ya no solo poder acceder a comunicación en tiempo real, sino una experiencia totalmente inmersiva en la cual podamos realizar compras en cualquier parte del mundo, ganar dinero jugando, ver clases potenciadas por todas las herramientas que ofrece la digitalización o incluso reunirnos con amigos en alguna recreación virtual de los puntos más turísticos y atractivos de nuestro mundo, todo desde donde sea que estemos.

Herramientas para iniciar con este nuevo sistema de vida

Herramientas para iniciar con este nuevo sistema de vida

Claramente todo avance tecnológico requiere de un conjunto de elementos que permita desarrollar y aprovechar las nuevas oportunidades que se nos plantean y, como era de esperar, el máximo potencial que ofrece el metaverso no escapa de esta norma no escrita, pero históricamente aplicada.

Así como no podemos imaginar nuestro mundo actual sin el uso cotidiano de ordenadores, portátiles y móviles como medios de mantenernos conectados y en funcionamiento, se espera que llegue el día donde términos como “realidad aumentada” o “dispositivos hápticos” se utilicen en conversaciones diarias sin generar ningún tipo de duda o sensación de extrañeza.

Claramente, lo primero que necesitaremos es una buena conexión de internet, pues mundos más complejos y profundos, requieren de una mayor subida y descarga de datos al momento.

Por otro lado, iremos viendo como nuestros elementos cotidianos van evolucionando para convertirse en verdaderas herramientas de realidad aumentada (término que hace referencia a la fusión entre el mundo real y datos virtuales) que nos aporten datos en tiempo real, como por ejemplo lentes que nos den información sobre los objetos que estamos observando.

Finalmente, la barrea más alta con la que contamos actualmente es el desarrollo de los dispositivos hápticos (palabra que significa “contacto”), los cuales nos permitirán con su llegada realmente sentir, oler, saborear y llegar a una inmersión total en este nuevo universo que apenas está naciendo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Tecnoguia
Logo